Cinco razones que hacen especial al Páramo de Guerrero para realizar una práctica profesional​

 

 

El Páramo de Guerrero es uno de los páramos más degradados de Colombia. Se cree que el 70% de sus tierras se ha deteriorado por la acción de las malas prácticas agrícolas, el pastoreo intensivo y la minería indiscriminada. Es fundamental por tanto adelantar actividades encaminadas a restaurar dicho ecosistema. La Asociación de productores agroecológicos del Pantano de Arce, ASOARCE lo viene haciendo desde 2015. Y ahora con ayuda de pasantes extranjeros. Conoce la historia de la estudiante francesa Johanna Malard’hie y las razones que la motivaron para realizar sus prácticas en el Páramo de Guerrero.

 

 Johanna Malard’hie

 

Me llamo Johanna Malard’hie y adoro trabajar en proyectos agroalimentarios. Curso el último año de estudios en la Escuela de Ingenieros Agrónomos en Desarrollo Internacional (ISTOM, por sus siglas en francés). Y como condición de la Escuela para otorgar el título, me especialicé en agroindustria en Montpellier SupAgro, otra institución francesa.

 

A mis 22 años ya estuve en Tailandia, Malasia y Singapur (dos meses), trabajando en la comercialización de productos elaborados con un tubérculo llamado konjac, y en Perú (cuatro meses), colaborando en la gestión de calidad de una empresa agroalimentaria. 

 

Ahora estoy en Colombia por seis meses, aportando mis conocimientos en la elaboración de chips horneados y libres de aceite, hechos con remolachayacón y papas nativas.

 

Al país llegué por intermedio de la ONG francesa Competencias Solidarias, organización que pone en contacto a voluntarios profesionales con organizaciones necesitadas de ayuda en áreas técnicas o de gestión.

Hubo cinco razones que me convencieron de venir a Colombia y trabajar en el Páramo de Guerrero. Me llamaron la atención en Francia y las pude comprobar aquí.

 

Quiero compartirlas contigo.

 

Razón #1: El objetivo de Paramo Farms

 

Páramo Farms es la empresa que comercializa los productos de ASOARCE y con la que hice el primer contacto para realizar la pasantía. Me gustó que más allá de consolidarse como empresa, Páramo Farms esté contribuyendo a la sostenibilidad de los programas de reconversión del Páramo de Guerrero.

 

Razón #2: El trabajo con los agricultores 

 

Disfruto trabajar con gente de campo. Es amable, sencilla y tiene virtudes que perdimos al emigrar a las ciudades. La comunidad del Pantano de Arce no fue la excepción. Quiere aprender de todo y se preocupa por el medio ambiente: desde hace tres años cultiva papas sin químicos. Y le fue tan bien que empezó a sembrar, igualmente sin químicos, otras raíces y tubérculos (remolachas, cubios y yacón), coles (brócoli y coliflor), vegetales de hoja (acelga) y algunas especies como laurel, romero, caléndula, quinua y amaranto. 

 

Razón #3: El resurgimiento de los cultivos andinos

 

Me encantó saber que en la zona cultivan especies nativas y que los agricultores quieren darle un valor agregado a sus cosechas. Mi labor es ajustar el proceso para industrializar las papas, la remolacha y el yacón. La técnica está avanzada y ha dado buenos resultados en las pruebas de sabor.

 

Razón #4: La renovación del medio ambiente

 

Es emocionante participar en una iniciativa que busca restaurar suelos degradados. En este caso, por la agricultura intensiva y prácticas inadecuadas de ganadería. Los productores han demostrado ser capaces de producir alimentos sin hacer daño al ambiente. Y lo hacen a pesar de las condiciones adversas del clima y altitud del páramo. 

 

Razón #5: La belleza del páramo

 

Saber que Colombia tiene la mitad de los páramos del mundo y que estos abastecen de agua a ciudades e hidroeléctricas, terminaron por convencerme de venir a la zona. Soy una persona afortunada por conocer este ecosistema. Los franceses, y en general los europeos, no saben de su existencia.

 

 

  Hojuelas de cubios, remolacha, yacón y papa criolla.

 

 

Páramo Farms es una empresa que apoya el proyecto de reconversión agroforestal de la comunidad campesina del Páramo de Guerrero. 

 

El proyecto está enfocado en restaurar áreas degradadas y deforestadas de la zona, y convertirlas en modelos de producción orgánicos, diversificados y sostenibles, rescatando especies ancestrales de alta montaña (principalmente, de papas nativas).

 

Como parte de la estrategia y con el objetivo de garantizar la sostenibilidad económica de la comunidad, Páramo Farms ha desarrollado una línea de chips horneados de origen orgánico (100% libres de aceite), con gran aceptación en las pruebas preliminares de sabor y concepto. 

 

En esa etapa es donde Johanna aporta sus conocimientos.